Log in

Chile: La dictadura del Capital

Máximo Constanzo. Centro de Estudios Francisco Bilbao.

En qué sociedad vivimos, ¿cómo podríamos llamar al actual sistema que rige Chile?

Chile claramente es una Democracia Burguesa en lo formal. Un sistema capitalista particular, con la ilusión de supuestas separaciones de poderes, con elecciones periódicas, que permitirían alternancia en el gobierno, con libertad de prensa, etc. Un supuesto imperio de la ley… Estado de Derecho le llaman.

El telón de fondo de esta democracia burguesa, impuesta a sangre y fuego, por la dictadura cívico militar de Pinochet, es la más férrea DICTADURA DEL CAPITAL.

El que decide lo que pasa en Chile, es una élite de poder, vinculada a los principales capitales (los más ricos), chilenos o extranjeros, que tienen sus negocios en esta larga y delgada franja de tierra. Esos mega-ricos actúan como vanguardia de toda la clase burguesa y sus “lame botas”.

 

Todo está hecho, para que los super-ricos, tengan el “derecho”, “facilidades” y “seguridad” para hacer sus lucrativos negocios. Toda la casta política, militar y académica tiene como principal misión asegurar la “gobernanza” para que los negocios de sus patrones se puedan desarrollar.

Esa “gobernanza”, implica dejar espacios de apariencia “democrática” para discutir, debatir, sobre las menudencias del sistema, nunca discutir seriamente la estructura económica del país y todo el aparato político-militar que idearon para proteger ese andamiaje sistémico.

El país funciona tal cual como lo pensó la clase burguesa y su vanguardia, la actual élite de poder. El poder que conocemos la inmensa mayoría de los chilenos y chilenas, es solo una apariencia y ese poder limitado, solo tiene permiso para discutir e incluso modificar, aspectos que ésta élite permite.

Mientras no se toque la matriz productiva, la propiedad privada, y el “derecho” que tienen los más ricos de hacer sus negocios, todo se puede discutir.

Por ejemplo pasar del 120 a 150 diputados; mejorar las normas de transparencia; mejorar tal o cual ley; incluso gratuidad de la educación; el papel del Estado (ya como empresario) en tal o cual área de la economía; etc, etc, etc.

En estos aspectos y otros se desatan luchas a “muerte” entre políticos y sus intereses clientelísticos; es como cuando las jaurías se pelean las sobras que lanzas sus amos. Claro que hay conflictos entre empresarios y sus intereses locales; entre iglesias o instituciones de todo tipo, son disputas controladas, “civilizadas”, son disputas entre mafias, se pueden salir de madre a veces, pero al final, el peso de los grandes mafiosos, de los mega-patrones, se impone.

Todo es posible, mientras no esté en cuestión el diseño macro de la economía; los TLC; los negocios mineros, pesqueros, forestales, del agua, energéticos y otros.

En los conflictos que afectan los grande negocios, actúa el aparato estatal con toda su violencia, como es el caso mapuche, donde está involucrada la industria forestal y turística; como en las huelgas portuarias donde la represión es feroz; como en los conflictos ambientales, como Quintero-Punchuncaví, donde no se cierra ni una empresa aunque los pobladores se están muriendo, lo mismo sucede en Til Til, en Cabildo y muchas otras zonas de sacrificio. Qué decir de la industria pesquera, donde todavía no se pude cambiar una ley corrupta y dañina para el país. En la minería, con toda la corrupción de SQM, empresa que debió a lo menos ser disuelta, sigue Ponce Leurou, con el auspicio del Estado, reinando y riéndose de todos. Es la tónica en todos los grandes negocios.

En Chile, cada vez menos soberano a raíz de los TLC, es “impensable” nacionalizar algún recurso natural, hasta el agua, está en manos de los ricos. Todos los programas políticos de los conglomerados principales no tocan el cambio radical de la matriz productiva y no pueden hacerlo porque para aspirar a tener opción de ser gobierno, no pueden afectar sustancialmente a los mega ricos y a las transnacionales.

Los mas “progre”, como el Frente Amplio, en su programa de gobierno económico, se limita a medidas de una mejor eficiencia de lo que hay. Hay consenso en la actual casta política, que los cambios tienen que ser limitados y los que quieren o dicen querer cambios estructurales proponen un camino evolutivo de decenas de años, es decir, no proponen cambios reales, se limitan administrar promesas.

En Chile, mandan los mega-ricos y las transnacionales, ellos son los que dictan lo que pasa en el país, para asegurar su negocios tienen la política corrupta, el aparato ideológico y en última instancia las instituciones armadas, si es necesario, para usar la violencia extrema, si sus intereses se ven afectados mas allá de lo aceptable.

El verdadero “parlamento”, la “cocina” del poder, está compuesta por las transnacionales, los Luksic, los Matte, los Angelinni, los Paulmann, los Piñera y algunos pocos mas.

Para cambiar esta dictadura del capital, hay que cambiar Chile, cambiar todo. Que se vayan todos y que venga el pueblo y los trabajadores a un nuevo Chile, a una nueva forma de vida, a un nuevo orden verdaderamente patriótico, verdaderamente soberano. Poder popular, poder de los trabajadores, “dictadura de los trabajadores y el pueblo”, esa es la solución. Como no se ve “posible” a lo menos pensémoslo, propongámoslo y busquemos un camino revolucionario que lo haga posible. Querer es poder.

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses