Log in

LAS FAMOSAS MARCHAS CHILENSIS

Por Alejandro Lavquén…. 

Francamente, en un país como Chile, pienso que las marchas no sirven para nada más que meter algo de bulla y poner en el tapete algunos temas que los gobiernos y parlamentarios se dedican a teorizar y buscarle “soluciones” eternamente. Y si por casualidad encontraran alguna “solución” es siempre a medias, gatopardista, una aspirina para ingenuos. Así funciona el “republicanismo” portaliano del cual se enorgullece la patria (léase imaginario chilensis). Además, nada más sumiso que andar pidiendo permiso para marchar y protestar, es ridículo. ¿Se imaginan que en los ochenta (en los de verdad, no los de la teleserie y de los matinales), le hubiésemos ido a pedir permiso al intendente para poder realizar las protestas y encender barricadas? ¿O que los alumnos del Pedagógico fueran a pedirle permiso al alcalde de Macul para tomarse la avenida? Absurdo. Cortesano. La “democracia” cívico-militar que tenemos es una imposición de plutócratas y oligarcas, no es una democracia de verdad, construida por el pueblo (único y legítimo soberano). Por lo tanto, si realmente se quiere protestar, no se debe pedir autorización de nada. Por el contrario, se debe actuar por sorpresa, no con marchas por el centro de la ciudad, sino con insurrección desde los cuatro puntos cardinales, como en los tiempos de la dictadura pinochetista. El robo que sufrimos diariamente otorga el legítimo derecho de hacerlo. Todo lo demás son pamplinas que nada cambiarán...

PD: ¿El poder estudiantil? ¿La gran dirigencia estudiantil? Por favor, sólo ha servido para dar vida a nuevos millonarios…, nuevos burgueses con máscaras de proletarios…  

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses