Log in

MPMR: EL proceso Constituyente un engaño mas

 Texto leído por Marco Díaz, en columna semanal del Frente Popular- MPMR en radio Bio Bio TV. 11 julio 2016. 

Durante la lucha contra la dictadura terrorista de Pinochet, la oposición de entonces levanto con fuerza la demanda de derrocar el régimen dictatorial y hacer una Asamblea Constituyente para refundar Chile. En esa demanda política central estaban de acuerdo la oposición burguesa y la oposición popular a la dictadura. Era una demanda de todos los partidos que hoy están en la Nueva Mayoría y también era una demanda de los rodriguistas. 

En la actualidad luego de tantos años de gobiernos de la Concertación, la derecha y de la Nueva Mayoría, la llamada casta política o el “partido del orden” como analistas la han denominado, desecharon cambiar la constitución por la vía de una Asamblea Constituyente a pesar del clamor de la ciudadanía y del pueblo de Chile. La burocracia ha decidido realizar un proceso constituyente para tener una nueva constitución y así parecer cumplir con una demanda histórica de desmontar en el plano institucional la obra de Jaime Guzmán y sus secuaces. 

Para los rodriguistas el actual proceso constituyente impulsado por el gobierno es un engaño y es parte de la gran operación política de los agentes del sistema para hacer parecer que todo cambia sin que cambie casi nada. 

Es necesario una nueva constitución en Chile, por supuesto. ¿El método de resolver esa nueva carta fundamental es secundario, un punto menor o es o un aspecto central?. Para nosotros el método es fundamental, porque el método definirá buena parte del contenido. 

 

Las razones para rechazar el actual proceso son simples y evidentes. 

¿Los chilenos podemos confiar en una casta política, en autoridades que son financiadas por el pinochetismo como ha quedado demostrado con los chanchullos de SQM?. ¿Podemos confiar en políticos , que en última instancia resolverán cual será la nueva constitución, que son financiados por los grupos económicos nacionales o internacionales?. ¿Alguien cree que ellos legislan o legislaran en favor del chileno común, aquel que usa el Transantiago o el que va a los consultorios, o que está endeudado en el sistema  financiero?.  Donde la vieron, creen que somos tontos. Ellos realizan y realizaran leyes que sigan favoreciendo a los mismos poderosos de siempre.  Ni siquiera han sido capaces de anular la corrupta ley Longuiera, que cedió nuestro mar a siete familias, son esa misma casta que pretenden definir un nuevo Chile, aquellos que otorgan un irrisorio aumento del sueldo mínimo de 10 mil pesos para este año, mientras ellos no son capaces de bajar sus millonarias dietas o las pensiones de sus familiares ubicadas en distintas reparticiones del Estado. 

Los defensores del  proceso constituyente argumentan que el pueblo debiera elegir un parlamento más representativo, lo cual es una nueva falsedad, porque no es posible, ya que todos sabemos que estamos ante un sistema que no permite igualdad de posibilidades. Todos los cambios legales actuales en la ley de partidos políticos están hechos para favorecer a los mismos partidos existentes, donde además los medios de comunicación están en manos de los grandes grupos económicos impidiendo un pluralismo necesario, es decir es un circulo vicioso que siempre sigue beneficiando a los mismos “apitutados” de los partidos políticos de la derecha   y de la Nueva Mayoría que actúan como grupos económicos en sí o agencias representativas de los intereses de las transnacionales y mega-ricos chilenos. 

El sistema, y en especial la Nueva Mayoría, quiere tener una nueva constitución, nacida de focus grups, de una lluvia de ideas pero, ¿Quién decide que contenidos van y cuales no van?, será la propia presidenta Bachelet y sus asesores, presidenta en la cual ya nadie cree, aquella que protegió al hijo y su nuera en los fraudes cometidos, aquella que dice que no sabe quién financio su campaña, y coloco a su tesorero, Máximo Pacheco, vinculado con los negocios de las grandes empresas de electricidad en el Ministerio de Energía, señora Bachelet que nos mintió para el terremoto y luego desvío sus responsabilidad a funcionarios secundarios de su primera administración, que además ni siquiera fueron castigados. ¿Ella será imparcial, justa, buena, para proponer la nueva constitución?  A los menos permítanos una enorme carcajada. 

La única solución para lograr avanzar en el desalojo de los corruptos y sus negociados, es una Asamblea Constituyente real, vinculante, donde se puedan enfrentar en condiciones de igualdad las distintas visiones de país. Lo demás es un simulacro mediático para que no cambie nada. 

Llamamos a todos y a todas a rebelarse contra estos falsos cambios, a construir la fuerza del pueblo, una fuerza social con centro en los trabajadores que imponga con movilizaciones rupturistas  una Asamblea Constituyente real que es la forma viable de hacer cambios de fondo para empezar seriamente a desalojar el pinochetismo y el neoliberalismo del país. Hay experiencias en la vía popular a la constituyente social, que realizó encuentros en Valparaíso y frente a La Moneda, donde sectores sociales están creando su fuerza para proponer un Chile muy distinto al actual, en un proceso independiente a la farsa del sistema. 

Derrocar mediante la movilización social el actual sistema es tarea prioritaria para abrirle paso a un Chile nuevo donde los trabajadores y las trabajadoras tengan un papel central, el que se merecen,  para asegurar niveles de justicia social con vista a una sociedad que erradique en algún momento el capitalismo depredador que está matando a la humanidad.

Last modified onMartes, 12 Julio 2016 03:37

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses