Log in

Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez: Lo de Bachelet es traición a Nuestra América

Michelle Bachelet  como  Alta Comisionada en Derechos Humanos de la ONU, entregó  su informe sobre las “violaciones a los derechos humanos” en la patria de Bolívar que ya conocemos y que fue rechazado por el gobierno y pueblo bolivariano de Venezuela.

Distintos personajes del sistema capitalista neo-liberal chileno han salido a saludar y felicitar dicho documento. El vespertino La Segunda señalo que con el informe Michelle Bachelet es la “reserva moral” de la “izquierda”. Sergio Melnick conocido Pinochetista reconoció y felicito a Michelle; todos los partidos de la derecha, de la ex Concertación y la mayoría de los dirigentes y partidos del Frente Amplio lo catalogaron como “contundente”, “lapidario”, “indesmentible”. Los medios de comunicación se han dado un verdadero “festín” mediático para tratar de lo peor al gobierno y pueblo bolivariano.

El Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez (MPMR) declara:

 

1.- Rechazamos dicho informe porque desinforma, miente, saca de contexto una serie de datos y es parcial en la información. Parece un informe dictado desde el pentágono y la internacional socialista para justificar su política de hostilidad a la revolución bolivariana.

2.- Las violaciones a los DDHH son cometidas por los Estados y sus agentes contra los habitantes y/o pueblos y esas acciones no son comparables y equiparables con las acciones de la población ya sean tanto políticas como delictuales. Todos los Estados usan la violencia para hacer respetar el orden interno, justo o injusto según la perceptiva que cada uno tenga, en ese uso, hay con seguridad excesos que cada país tiene que velar por contener. Confiamos plenamente en las acciones del gobierno y del pueblo venezolano en la defensa de la revolución y en el respeto a los derechos humanos que enarbola la gesta bolivariana.

3.- Buena parte del informe de Bachelet, más que describir la verdad de lo que pasa en Venezuela, pareciera describir la situación negativa de violaciones a los DDHH en toda la región, partiendo por el mayor violador de derechos humanos que es Estados Unidos, es cosa de analizar  la cárcel ilegal de “Guantánamo” o la situación de los millones de seres humanos en extrema pobreza en el país del norte.

En los últimos dos años más de 8 mil personas han muerto en las listas de espera del sistema de salud chileno (responsabilidad del Estado);  en Brasil, México o Colombia por separado han muerto en el periodo que analiza el informe mucho más población civil en “ejecuciones extrajudiciales perpetradas por fuerzas de seguridad llevado a cabo en vecindarios pobres”, como sucede en las “favelas” de Brasil o zonas campesinas de México o Colombia; el informe habla de zonas y “comunidades” de pueblos originarios “militarizados” así como el Wallmapu desde el primer gobierno de la propia Bachelet; el informe relata situaciones de mujeres que tienen que prostituirse para conseguir alimentación falto decir como lo hacen en República Dominicana, Honduras, Perú, Colombia, Argentina y el propio Chile. Y así se podría hacer con cualquiera de la información entregada. Nos preguntamos si la realidad del SENAME chileno, donde incluso hay tráfico de órganos, fuera en Venezuela sería un escándalo mediático presentado como un infierno por toda la casta política chilena. Seria “indesmentible”, “categórico”, “lapidario”.

En el plano ético, queda claro que tanto en los gobiernos de Sebastián Piñera y cuando Bachelet fue presidenta, con  sus políticas y prácticas violaron los derechos humanos y por ello no tienen ninguna calidad moral para juzgar a la revolución bolivariana.

4.- Hay crisis en Venezuela, si la hay, lo dicen el propio gobierno y sobre todo el movimiento social bolivariano, el que defiende la revolución, pero ello tiene una principal causa en la guerra económica y mediática orquestada por el imperio y la oposición apátrida.

El informe de Bachelet mezcla verdades con mentiras. Los rodriguistas con claridad decimos que las situaciones descritas si fueran ciertas son condenables en cualquier parte del mundo, pero lamentablemente es lo que sucede en casi todos los países de la región y justamente los que luchan por salir de situaciones semejantes son a quien Michelle condena.

La parcialidad del informe y sus mentiras son que describe como una realidad especial en Venezuela lo que es cotidiano en la región, y no da cuenta de las medidas exitosas que ha realizado la revolución para salir de las injusticias que “relata”.

Venezuela vive una situación parecida a la guerra económica que se montó contra el gobierno de la Unidad Popular en Chile.

5.-Pero en Venezuela un poder popular digno se levanta para defender el proceso y desmiente el informe y resalta los logros de la revolución en distintos ámbitos.  Nuevamente queda claro que ser bacheletista y ser anti-imperialista es una contradicción hasta biológica, al igual sostenemos que ser frente-amplista y ser anti-imperialista es insostenible. No se puede adherir al imperio o adherir a las ideas de la internacional socialista y querer cambios para Nuestra América.

Los personeros “progresistas” disfrazados de izquierdistas que le creen de buena fe o por cálculo electoral al bacheletismo, al condenar la revolución bolivariana se colocan en los hechos en el campo de la contra-revolución. Simplemente lo de Bachelet es traición a Nuestra América.

6.-Los rodriguistas, con la misma fuerza con que condenamos el informe de Bachelet por las razones antes descritas, también queremos reivindicar el legítimo uso de la violencia estatal y popular para conquistar y defender la revolución.  En el caso de Venezuela, el marco legal del uso de la fuerza lo dio la nueva institucionalidad que se dio el pueblo en una Asamblea Constituyente con amplia participación de las y los venezolanos.

7.- El cambio estructural “democrático” que pregonan algunos en Chile, olvidando interesadamente nuestra dramática historia, es una mentira o una ingenuidad que tiene más de constructo mediático que de ingenuidad, solo busca evitar los cambios reales.

Para todos aquellos que pensamos que hay lucha de clases y que queremos liberarnos del imperio o las injusticias sociales, sabemos que los poderosos, los dominadores usaran toda sus capacidades para evitar el cambio. La única opción de derrotar la injusticia y a los injustos es la organización de los pueblos, su voluntad de cambio, la razón y el legítimo uso de la fuerza para conquistar la libertad.

Así nos enseñó Simón Bolívar junto a todos los y las libertadores/as.

A los chilenos no se nos pueden olvidar las lecciones del golpe de Pinochet

Con la rebeldía de siempre

Dirección Nacional

Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez.

Julio 2019.-

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses