Log in

MPMR Antofagasta: Sobre nefasto Estatuto Laboral Juvenil

El Movimiento Patriótico Manuel Rodriguez Antofagasta. Se refiere al nefasto proyecto de Estatuto Laboral Juvenil, impulsado por el fascista empresarial Sebastián Piñera. Este proyecto refloto lamentablemente de nuevo, ya que era parte de su arsenal en contra del pueblo de su anterior mandato. Queda de manifiesto nuevamente su falsa verborrea comunicacional de engaños en contra de la clase trabajadora y en especial con las nuevas generaciones que se esfuerzan cada día para compatibilizar estudios y trabajo. Este proyecto es sin duda alguna, un retroceso salvaje en los derechos laborales de las y los jóvenes estudiantes de Chile y profundiza aún más la crisis del trabajo precario, que sufren todas y todos los trabajadores de este país. Hecho un análisis preliminar de este proyecto fatídico, salen a la luz dos particularidades que dan señales claras de una incompatibilidad constitucional de este proyecto las cuales al final de este documento indicaremos:

En lo principal este proyecto afectara a jóvenes entre los 18 a 28 años, debido a que incentiva derechamente la contratación de mano de obra barata, siendo esta una regalía absoluta para los empresarios que bajo la falsa excusa de cumplir la ley y ayudar a los futuros estudiantes, ocupara esta modalidad para bajar sus costos y poder tener las adecuaciones horarias que no puede realizar bajo la normativa legal vigente.
Como consecuencia directa, estas garantías absolutas a las empresas, traerán consigo un aumento en las tazas de cesantía en la fuerza laboral, por motivo que para los mismos puestos de trabajo, le será más barato contratar a estudiantes con los cuales puede pactar condiciones más precarias en sueldo, beneficios, adaptabilidad de horarios y como ponerle fin a su contrato. Sin duda se pondrá en riesgo el puesto de trabajo de hombres y mujeres que no son estudiantes, muchos jefes o jefas de hogar, y que serán reemplazados por estos jóvenes que entrarán al mercado laboral.
Estas dos realidades que se asentaran a consecuencia de este nefasto proyecto, se suman las siguientes garantías dadas libremente a los empresarios, estos podrán:

-Interrumpir deliberadamente y a su conveniencia la jornada de trabajo. Establecer turnos cortos según su necesidad y no haciéndose cargo en lo absoluto de las necesidades de los trabajadores, aumentando las dificultades para organizar sus tiempos de estudio. Esto implica además una mayor exposición a riesgos de accidentes de trayecto y aumentar los costos de locomoción por traslados del hogar, trabajo y casa de estudios.

-No hay garantía absoluta de respetar la obligación de compatibilizar estudios y trabajo, por el contrario la garantía es para el empleador, quien en definitiva ordena los turnos y horarios a su conveniencia. En el fondo no se hace cargo de la agenda y responsabilidades como estudiante, en tanto supuestamente este era uno de los objetivos principales del proyecto. La distribución de horarios puede ser continua o discontinua, pero sin exceder las 12 horas entre que comienza y termina la jornada. La jornada diaria a trabajar no puede ser mayor a 10 horas. (Incluso mayor aun a la jornada ordinaria de 8 horas pero sin horas extraordinarias a pagar)

-Al cumplir los 29 años o al abandonar los estudios (una realidad latente en Chile), se podría poner término a los contratos por el solo ministerio de ley, sin derecho a indemnización de ningún tipo, este hecho constituye sin duda una discriminación a los trabajadores y se transformara en una herramientas empresarial de contratación y terminación contractual periódica y sistemática sin costo para el empleador. Al empresariado le convendrá tener contratados bajo esta modalidad y en forma periódica realizar el recambio sistemático de trabajadores sin hacerse cargo de indemnizaciones de ningún tipo.

-Aún no se tiene la claridad legal respecto del pago de licencias por incapacidad, como el pre y post natal, debido a que los estudiantes podrían no realizar cotización en salud. De esta manera se estarían negando dos derechos fundamentales de toda trabajadora, como son tener una gestación segura y el cuidado de sus hijos con las mismas garantías de toda mujer trabajadora.

-No se respetaran los descansos dominicales actualmente vigentes en el Código del Trabajo.
-No hay seguro de cesantía
-Se contradice la ley de jornadas parciales y turnos.
-El proyecto no define en lo absoluto el máximo de trabajadores que pueden ser contratado bajo este sistema, esta indefinición del proyecto permitiría que empresas pudiesen ocupar sus puestos de trabajo bajo esta modalidad sin control alguno, bajando significativamente sus costos y convirtiéndose esta herramienta empresarial, en una amenaza a los trabajadores contratados en jornada ordinaria y por defecto a las organizaciones sindicales ya vigentes en dicha empresa.
-En cuanto a los derechos de los estudiantes a rendir sus pruebas, el estudiante trabajador tendrá un permiso “sin goce de remuneración con ocasión de rendir sus exámenes” no cumpliéndose el supuesto espíritu de este proyecto que era compatibilizar los estudios y el trabajo.
-No reconoce legalmente el vínculo laboral indefinido después de dos años de servicio.
-En cuanto al derecho a vacaciones y trabajo durante las vacaciones, existirían varias posibilidades que deberán ser acordadas entre las partes, destacan entre ellas:
1 Suspender el contrato por un tiempo máximo de dos meses, quedando el estudiante sin la obligación de prestar servicios y la empresa sin obligación de pagar. Esta situación es similar a la que sufren muchos profesores en periodo estival.
2 Mantener la prestación de servicios hasta en jornada de 45 horas semanales, pero sin las garantías de una jornada ordinaria.

Este proyecto se enfoca en lo normativo y legal desde la condición de trabajador y no lo hace desde la mirada de los derechos de los estudiantes, supuestamente ese era el fondo primordial de este antiproyecto estudiantil. No evita en lo absoluto la deserción del sistema educativo y no facilita la compatibilidad estudio y trabajo de muchos estudiantes que necesitan solventar sus propios estudios y además ser un aporte a sus familias.
Este proyecto a simple vista y estratégicamente infringe dos garantías constitucionales, como son la libertad sindical y el derecho al trabajo:
-Se afecta gravemente la libertad sindical y se hace prácticamente imposible la negociación colectiva. en cuanto la afiliación sindical es un derecho legal, constitucional y consagrado en tratados internacionales de la OIT. Las y los trabajadores no pueden ser objeto de privaciones por las condiciones contractuales o de presión ejercida por el empleador en forma directa o indirecta, las cuales podrían ser consideradas práctica antisindical. No es un misterio que bajo esta modalidad se coartara el derecho a sindicalizarse por temor a perder horas, turnos y fuente de trabajo, ya que las condiciones las colocaran las empresas a su antojo.
-En cuanto al derecho al trabajo también infringe la ley, la constitución y los derechos humanos fundamentales, ya que una empresa podría tener dos trabajadores realizando la misma función pero con diferente remuneración y limitando sus garantías y derechos laborales y sociales. Esta acción constituye un atropello a los derechos fundamentales de igual trabajo igual remuneración y traerá consigo discriminación y trabajadores de 1° y 2° categoría. En este sentido nos referimos a que el cálculo de pago por horas será diferente entre contratados bajo jornada ordinaria y como estudiante, además sin derecho al pago de horas extraordinarias y sin las garantías respecto de los derechos legales consagrados para la maternidad en nuestra legislación.
En definitiva este proyecto no es viable legalmente porque atenta en contra de garantías constitucionales y derechos consagrados internacionalmente. Más allá de los alcances legales este proyecto es un atentado a los derechos de los estudiantes, constituye un peligro inminente para la clase trabajadora en cuanto a precariedad laboral. Este no es un ataque a solo los jóvenes de nuestro pueblo sino para todos.
No son los futuros estudiantes que están siendo engañados y atacados, son nuestros hijos los que sufrirán las consecuencias. No son los trabajadores que podrían perder sus puestos de trabajo, son las madres, padres, hermanas y hermanos que podrían perder sus fuentes de trabajo. No son unos pocos los afectados, somos todos como familia y como pueblo que somos. A unirse trabajadores y estudiantes, a unirse hijos y padres, a unirse toda la clase trabajadora.

A todos nos golpean y nos duele de diferente manera, pero el tirano es el mismo.
MOVIMIENTO PATRIOTICO MANUEL RODRIGUEZ ANTOFAGASTA

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses