Log in

CEFB: La Venezuela bolivariana representa la dignidad de Nuestra América

Centro de Estudios Francisco Bilbao.

José Martí decía que “los pueblos de América son más libres y prósperos a medida que más se apartan de los Estados Unidos” y tenía razón.

Hoy como ayer, la suerte de nuestros pueblos, su futuro, están puestos en algunas batallas de esta larga lucha por nuestra liberación y soberanía.

En los últimos años, Venezuela es uno de los epicentros de esas batallas épicas.  En las tierras de Simón Bolívar y Hugo Chávez, se juega nuestro destino como pueblos y como clase trabajadora.

El enemigo de los pueblos nuestro-americanos, en más de 500 años de la llegada del invasor español y portugués, han sido los imperios y luego las oligarquías criollas que nos han vendido al mejor postor.

Lo que se juega en Venezuela, va muchos mas allá, de si hay o no hay democracia, que la hay, de que si impera la ley o no, como si la norma legal fuera el problema. Lo que se juega es la posibilidad de que un pueblo pueda tener soberanía e independencia real, no ficticia, una soberanía sin la intromisión del imperialismo yanqui.

 

Lo que se juega hoy, es que si las masas populares, los tradicionalmente desplazados, los que nunca tienen voz, los explotados, los asalariados, los que no son de la oligarquía, puedan estar en el gobierno y dirigir un Estado.

No es menor que Nicolás Maduro, un chofer de microbuses, pueda ser presidente, no es menor que trabajadores y pobladores puedan ser ministros, no es menor que exista poder popular.

El imperio y las oligarquías del continente no han podido aceptar que un mestizo, un militar no venido de las clases altas, pudo ser líder de un gigantesco movimiento liberador que pudo  agitar a los dormidos, a los abusados, a los pobres para rebelarse a tanta injusticia, como fue y es Hugo Chávez Frías.

Los que hoy quieren derrocar al gobierno legítimo de Nicolás Maduro y cacarean en sus medios de comunicación por la libertad, la justicia, los derechos humanos, son los mismos gobiernos oligárquicos, que callan frente a las atrocidades en Colombia, en Brasil, en Centro América y en el Caribe.

Para ellos es normal que mueran cientos de dirigentes sociales en el continente cada año;  para ellos es normal los falsos positivos, para ellos es normal que no se respete a los pueblos originarios; para ellos es normal que nuestras riquezas naturales se las lleven las grandes potencias; para ellos es normal estar subordinados militarmente a los intereses de los gringos.

Ellos, la oligarquía reinante son los guardianes del saqueo de nuestras riquezas por parte de las transnacionales. Son vende patria, muchas veces disfrazados de patriotas, son los mismos familiares de los que traicionaron la independencias a lo largo de cientos de años.

En Venezuela hay un problema de clase y de pueblos.  En Venezuela se juega la posibilidad real que la Patria tenga un sentido popular.

La oligarquía venezolana están desesperada  por la insolencia de los de abajo, están desesperados porque exista la posibilidad de dignidad, es la misma desesperación  que han tenido las otras oligarquías del continente por ejemplos como el de Cuba, o que un indio pueda ser presidente en Bolivia, como es el caso del hermano Evo Morales.

La in-dignidad de Sebastián Piñera y su ministro converso Roberto Ampuero; del gobierno de Bachelet, con Heraldo Muñoz; de Ricardo Lagos y su constante apoyo intentos golpistas en Venezuela; de los demócratas cristianos que hablan de democracia y son de los mismos promotores del golpe militar en Chile, es la in-dignidad de todos aquellos gobiernos que en Chile han entregado nuestra soberanía a los gringos.

El deber de todos, hombres y mujeres dignas, es, con todos sus defectos y errores, que son muchos, quizás demasiados, apoyar el proceso bolivariano, y con ello apoyar a todos los pueblos que buscan su emancipación.

En 1856, Francisco Bilbao, chileno, bolivariano y precursor del pensamiento propio en Nuestra América, escribía un texto llamado “Iniciativas de las Américas”. En éste Bilbao planteo Cuatro ideas esenciales: 1) que los Estados Unidos representaban un peligro para Nuestra América, 2) que esta debía unirse políticamente para enfrentarlo, formando la Confederación del Sur, 3)que ello debía venir unido a la revalorización de nuestras identidades, que poseen valores  más elevados que los norteamericanos y 4) que la causa de Nuestra América, a diferencia de los norteamericanos, era la causa del hombre en general y por tanto coincidía con las de los otros continentes oprimidos y con la de los propios pueblos de los países opresores. (Corvalán Márquez, Noviembre 2015, Chile).

La Patria es América.

Enero 2019.

 

 

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses