Log in

Palabras anticipadas o verdades originales

PEDRO PIÑONES DÍAZ

Criminal: tú que mataste y humillaste, no viste al pálido calor que se reflejan tus ojos, el disgusto de tus víctimas, eres para los hombres un gran desprecio y caerás tan bajo, cada día más bajo, y tu familia carga tus infamias, ¡ tú lo sabías ! entonces baja la cabeza cuando llegara el juicio ultimo, eleva la mirada, levanta la cabeza, tus víctimas siempre lo hicieron, cuando caerás, recuérdate de ellos, y si puedes arrepentirte, habrás ganado un parte del juicio que será implacable. No hay elección para él que sufre por su falta de no ser una muerte rápida, lo que sería mucho premio.
Homicidas y jueces, los muertos que vos matasteis sienten por vosotros compasión, pero ustedes, con eso no ganaran la impunidad, sus vidas en estas condiciones se justifican?, esto no es suficiente para reconciliarte con él que mataste, no, tu tristeza y tu remordimiento deben ayudarte a dar a conocer la verdad, tú la conoces y por una lealtad cómplice, no quieres hablar. ¡Hazlo! atrévete criminal, justificaras así el derecho a continuar viviendo, nosotros decimos enemigo, además, hombres al servicio del mal. 
Si, dices que somos enfermos, dices que somos miserables, somos duros para buscar la verdad, insensatos quizás, pero no es un pecado el de buscar los restos de personas que ustedes mataron. ¿ qué te puede hacer? Ahora verdugo, asesino, cómplice o psicópata, declara delante del pueblo, rojo de vergüenza y en voz alta, ¿cuentas cosas hiciste con tus manos, con tus compinches? 
Entonces, atrévete, bota fuera de tu cuerpo todo lo sucio pero no te olvides que una cosa es pensar, otra es accionar. 
La rueda de la fortuna gira en sí mismo, y llegará el momento en que el peso de tu conciencia le hará mirar tu rostro y no soportará a tu imagen.

Tal como el maíz fascina a la gallina, el golpe dado por los criminales a cada una de sus víctimas, fue locura dirían después algunos, yo a eso llamo demencia y domesticación, es la peor de las cosas que pueden ocurrir a un hombre que perder su derecho a pensar para él solo.
Pero hicisteis otras locuras, la de antes la acción, con eso entró a los rincones de tu alma, si es que tienes alma?, tú la encerraste, como hiciste trampas cuando te lo ordenó el general.
Si alguien pregunta porque mató este criminal? ¿Qué se debe contestar? Mientras tanto, tu alma continua ávida de sangre y de venganza, tú quieres continuar en mover tu cuchilla para degollar y tu metralleta, quieres escucharla crepitar, tu razón es muy pobre, ¿no entiendes tu locura? 
¿Cuál importancia tiene la sangre ajena para ti? vergüenza, de tu locura sientes, primero empieza de nuevo a ser una persona y después te sentirás liberado, siente de nuevo la razón aun rígida pero no estropeada, si puedes aliviar de tu cabeza esa pesada carga, ella rodaría por el suelo, pero, ¿para qué sacudir tu cabeza si no te pertenece más?
Tu, criminal, eres una acumulación de enfermedades malignas que corrompen a tu espíritu, que manipulan a tu cuerpo, pero el botín fue para otros y estos hombres, no son más que un puñado de serpientes rendidos furiosos que no encontraran nunca la paz, tu sabias que estos hombres eran miserables pero ganaron tu alma para ofrecer ritos sangrientos a sus dioses oscuros y malolientes que llevan medallas de metal oxidado sobre sus pechos.
Estás enfermo. ¿ Te sorprende ? tú estás aun tocado por este mal de ayer, y ahora sufres, no olvides que es tu propio dolor, ya hubo otros tiempos, otros males. 
A lo menos conservas alguna cosa material que hace parte del botín, pero en estos tiempos de duda y ambición, había un grado al que tenias que obedecer, entonces eran seres satánicos, brujos y como los brujos, sufrían y tenían que hacer sufrir.
En verdad criminal, me gustaría que tu locura se llame “verdad” o “felicidad, justicia” pero tus jefes te robaron lo mejor de ti : la virtud, vivir mucho tiempo o intentarlo es una deplorable conformidad.
Yo escribo en una celda oscura. Afuera está lloviendo, es el invierno en Chile, el frío penetra hasta paralizar mi mano., entrego parte de mi testimonio, me hubiera gustado dar más detalles sobre la masacre de Chincolco o sobre Chile durante estos últimos 20 años pero estoy limitado en mis acciones.
Siento la indignación cuando pienso en niños fusilados y cuando pienso que es muy probable que todo eso no avanza nunca más lejos en la búsqueda y la condena de los culpables, pero no puedo callarme, aun siendo un Prisionero Político y sometido a los caprichos del fiscal militar, capitán, “fiscal” de San Felipe Héctor Mancilla Reyes, en este Chile “dicho democrático de 1992”. 
“La vida de un niño vale todo el oro del mundo” y escribo para ese futuro que no pudo ser, no tengo otra intención que la verdad y la justicia, y todavía no pienso en la venganza, porque estoy seguro que un día Pinochet y su corte de asesinos, serán detenidos y castigados por sus crímenes, me lo dice el instinto de guerrero, algún día…
.Espero que, en el futuro, el hombre será menos irracional, fundo mis deseos en la esperanza de una sociedad nueva, cimentada sobre la verdad, la razón y el libre fuego de las ideas. 
Si un hombre no respeta la vida de otro hombre, estamos entonces condenados a la nada e iremos en regresión hacia el pasado o la destrucción total.
Yo se que la esperanza es la madre de todas las utopías, reclamo con fuerza “justicia” no la ley del talión, no “ojo por ojo, diente por diente”, no simplemente la justicia y el castigo para los responsables, construiremos un futuro mejor, una civilización más fraternal, más humana, donde el amor será la donación generosa en la creación hecha del hombre en todas las actividades, cuando no vivamos con el fantasma de una guerra imperialista, cuando los edificios de los ministerios y la defensa sean declarados edificios de la paz y de la defensa de los derechos del hombre, y que se trabajara para la paz, sin engaños ni mentiras.
Debemos construir el socialismo revolucionario y alejar la falta de confianza regional y desmilitarizar la región, será entonces que podremos empezar en construir un futuro sin miedo, con más esperanza sin olvidar nunca que hombres, mujeres, niños cayeron para lograrlo. 
La tarea es de todos, de ustedes, de mí, de todos los hombres de buena voluntad, este futuro está en camino y no hay que dejarlo jamás. Yo, desde la cárcel, les invito en la esperanza que seremos un día mejores luchadores y lo lograremos, que eso no se olvide.
Yo me quedo aquí, en mi celda, como prisionero político , creo fuertemente que en el futuro se encuentra nuestra esperanza y espero salir un día de aquí... para ir a correr más allá de las montañas, allá donde el sol se pierde, más allá del mar..

.Se termino el 6 de junio de 1992 - Cárcel San Felipe-Chile

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses