Log in

Morir de pobre: La relatividad de ser pro- vida.

Cius.cl…..

A más de alguien le puede parecer exagerado decir que Daniela Belén Vargas Vargas, murió de pobre, especialmente si consideramos las cifras que exhiben las autoridades gobernantes, que nos dicen que Chile es el segundo país en Latinoamérica con más bajo índice de pobreza. No olvidar eso sí que no todos los economistas están de acuerdo con esta afirmación y hay discrepancias como la que denuncia la fundación Sol -que en julio de este año- advertía que la cifra real es más del doble de la oficial.

Sin duda Daniela sufría de pobreza, sufría además de la indiferencia social que viene junto a la condición de pobre y que hoy se hace evidente porque se produce una gran reacción mediática ante su muerte a más de dos años de ocurrida, probablemente esta reacción  se debe a que su caso salió en un programa de TV.  Ahora todos quieren opinar, los burócratas para justificar su indiferencia, los médicos para asegurar que era una decisión ética rechazar a Daniela, los políticos sin escrúpulos para conseguir minutos de TV ahora que están en campaña y los fiscales amenazan con investigar los hechos como si les importara esa vida pobre.

 

Daniela era una niña separada de su familia porque no supo protegerla del abuso seguramente esa era la precariedad familiar que anotaba el comité de ética de la red UC en su cuestionado informe, la precariedad social probablemente hacía referencia a la falta de redes sociales que pudieran hablar por ella y entregarle el cariño y protección que tanto le hacían falta y también el dinero para darle soporte vital mientras esperaba la decisión de los burócratas.

¿Y la precariedad personal que será? ¿En que pensaron los doctores de la comisión de ética? ¿Pensaron en que en este país -alguien nacido en las condiciones de Daniela- difícilmente sale de la condición de pobreza y termina su ciclo de enseñanza, ni menos puede estudiar una carrera profesional?  ¿Pensaron quizás que hay otras personas con mejor futuro que merecen vivir más que Daniela? ¿Qué dada esas precariedades que sufría no valía la pena gastar en ella un corazón donado?

Seguramente esta semana ya habrá pasado la noticia y la muerte de Daniela volverá a la indiferencia o el olvido que tiene la muerte de los pobres. Ya no estarán los burócratas o los políticos oportunistas buscando a la prensa porque será otro el tema de la semana.

Somos quienes participamos de las organizaciones de trabajadores, las y los que tenemos la obligación de clase de llevar esta muerte injusta en la memoria y recordar a Daniela cada vez que se hable de privatización de los derechos sociales, de cuidado de la infancia, de acceso a la educación, de acceso a la salud etc. para que no nos vuelva a sacudir la muerte de otra niña o niño pobre.

Comité Editorial CIUS

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses