Log in

Se quema la casa del huemul: Incendio en Cochrane alcanza magnitud histórica

Aunque no afectaría zonas urbanas, la catástrofe que vive la región de Aysén ha arrasado bosque nativo y especies naturales. Solo faltan 1.600 hectáreas para igualar la peor emergencia de este tipo que ha enfrentado la zona y si no se toman medidas, dicen los especialistas, "nuestros hijos van a conocer los huemules por fotos o vídeos".

Andrea Bustos C.  Miércoles 20 de febrero 2019 18:04 hrs.  Radio U. de Chile.

En 1998, un incendio afectó a la Isla Gran Guaiteca en la región de Aysén. El siniestro duró 18 días y se quemaron 16.761 hectáreas de bosque nativo, siendo hasta ahora la emergencia de este tipo más destructiva que ha afectado a la región.

El incendio forestal que se mantiene activo en Cochrane está a solo 1.600 hectáreas de alcanzar la magnitud de aquel ocurrido hace 21 años y mantiene muy preocupadas a las autoridades. Por la compleja geografía de la región y las condiciones climáticas de la Patagonia, mitigar el fuego ha sido una tarea difícil en los 16 días por los que se ha extendido la emergencia.

 

Su magnitud es tanta, que si se busca el equivalente en la región Metropolitana, tres comunas completas estarían destruidas y, según informó Greenpeace, corresponde a un área equivalente a más de 170 veces el Estadio Nacional.

El siniestro no solo mantiene preocupadas a las autoridades por lo incontrolable y por la posibilidad de que pueda llegar a zonas urbanas, sino también porque está afectando gravemente la flora y fauna de la región. El 50 por ciento de su superficie se encuentra dentro del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas y cuenta con más de dos millones de hectáreas de bosque nativo.

Estefanía González, coordinadora del área de campañas de Greenpeace, explicó que Aysén cuenta con una riqueza natural muy importante para nuestro país y también para el mundo, por lo que lo que “lo que ocurra en los ecosistemas de la Patagonia, tanto en el mar como en tierra o sus bosques, es un patrimonio que Chile debería cuidar de una manera importante e invirtiendo recursos en ello. Por eso es tan preocupante lo que se vive hoy día”.

Además, la vocera de la organización medioambiental dijo que si bien los incendios están dentro del pronóstico esperado, no se puede obviar el daño que se está produciendo en nuestro país y la necesidad de prepararse para estos hechos. “Se requiere una mirada de manejo de la emergencia urgente, donde a quienes debiese escuchar el Gobierno es a las autoridades locales. Si las autoridades locales están pidiendo más recursos y más apoyo es por algo y también se debe tener una mirada a largo plazo de cómo enfrentamos este tipo de eventos, que son cada vez más recurrentes en nuestro país” , indicó.

Respecto del daño que ha sufrido la flora y fauna de la zona, Estefanía González se manifestó muy preocupada, ya que “estamos hablando de bosques y especies milenarias, de animales. No vamos a saber el impacto que hubo sobre las poblaciones hasta que podamos evaluarlo. La pérdida y afectación a la biodiversidad es tremenda”.

En ese sentido, agregó que es importante que el Gobierno tome cartas en el asunto y dote de los recursos necesarios a las regiones, para que puedan enfrentar este tipo de emergencias. Además, señaló que se deben implementar medidas a largo plazo: “No puede ser que Chile vaya ser sede de la próxima Cumbre de Cambio Climático global, no esté tomando medidas y no tenga un plan claro sobre cómo desde Chile vamos a ser líderes en esta materia”.

El fuego se lleva la biodiversidad

Los incendios están afectando bosque nativo de la zona. En lo que refiere a la vegetación, se ven afectados coigües, lengas y ñirres, junto a arboles de baja altura como el calafate.

En los animales, en la zona existe gran presencia de liebres y también hay pumas y zorros culpeos. Si bien lo que les ocurre a estas especies es preocupante, lo es aún más en el caso del huemul: la especie está protegida por la Ley de Caza y se encuentra en peligro de extinción, por lo que si existen ejemplares que se han visto afectados por el fuego, su conservación se ve gravemente amenazada.

El presidente de la Agrupación Cultural de Protección al Huemul de la Patagonia, Rodrigo de los Reyes, indicó que la situación es preocupante, ya que “el bosque nativo es el hábitat del huemul, es la casa del huemul, y obviamente al incendiarse no solamente genera impactos en la infinidad de ecosistemas que hay en el bosque nativo, sino también afecta a toda la biodiversidad. En ese caso, el huemul puede estar en riesgo inminente de peligro. Eso lo vamos a saber cuándo se aplaquen los incendios y las llamas. Ahí vamos a tener una tarea fuerte para ver y hacer un catastro de ejemplares afectados”.

Rodrigo de los Reyes agregó que esta es una época muy complicada, pues las hembras parieron crías hace pocas semanas, lo que hace que los huemules pequeños sean más vulnerables a las condiciones que genera una emergencia de este tipo en la zona, como la alta temperatura o el humo.

Por otra parte, dijo que la etapa de rescate y extracción de ejemplares afectados es una parte difícil de esta emergencia: “Ahí si que hay un problema grave, porque ni la región de Aysén ni la macrozona de la Patagonia cuentan con un centro de rescate, tratamiento y rehabilitación de fauna silvestre”.

Además, comentó que esperan que se aclare cuáles son los protocolos que se aplicarán o deben aplicarse en el rescate de fauna silvestre, pues así como existen operativos para la población y su evacuación, es importante saber cómo actuar en lo que refiere al rescate animal. “Todos somos partes de un ecosistema. Por sus características, al huemul se le conoce como animal paraguas, es decir, que su existencia va a favor de otros seres vivientes, para no provocar desequilibrios ecológicos. Así como es necesario rescatar seres humanos, también es importante rescatar fauna silvestre”.

 

Rodrigo de los Reyes ha estudiado por años los huemules, se ha dedicado a la fotografía y a su protección, y frente a este tipo de situaciones señaló que es importante plantear la posibilidad de aplicar la preservación genética sobre la especie, lo que permitiría asegurar su conservación para el futuro: “Se puede conservar el semen de los huemules y hay tecnología para hacer repoblamiento o también podemos trabajar en traslocación. Se puede sacar humules de los ambientes peligrosos, llevarlos a otros lugares donde estén en ambientes controlados y con eso asegurar la conservación y preservación de la especie”, explicó.

Sin embargo, fue enfático en señalar que todo debe hacerse en trabajo conjunto a la comunidad, ya que no corresponde vulnerarlos y sacar a los animales sin consultar a quienes se han preocupado de su cuidado. Además, explicó, si no se toman medidas “nuestros hijos van a conocer los huemules por fotos o vídeos”. 

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses