Log in

MPMR: Reemplazar el sistema de AFPs por uno de reparto es justo y humano

Opinión entregada por Luis Vega en columna del Frente Popular en Bio Bio TV

La crisis de las AFPs se ha tomado la agenda mediática del país, esto gracias al esfuerzo sistemático de organizaciones sindicales y sociales que vienen desde hace años denunciando el robo al patrimonio de los trabajadores por parte del mundo empresarial a través de las AFPs. Hay que agradecer este esfuerzo  de gente organizada que con tanta persistencia lograron que el problema pasara de la inquietud de algunos a ser una demanda de millones.

Las reciente y multitudinarias marchas en decenas de ciudades muestran que el pueblo chileno tomó conciencia de este robo, con las razones suficientes para catalogar al sistema de pensiones actual como una fábrica de pobres, ya que está otorgando pensiones de miseria que están bajo los niveles de pobreza. 

Es decir la inmensa mayoría de los trabajadores  cuando jubilen no alcanzarán a recibir ni siquiera el escuálido sueldo mínimo, salvo por cierto los integrantes de las FFAA y de Orden.

Las AFPs y sus defensores han salido al debate para justificar el robo y demonizar el sistema de pensiones anterior, el de reparto, al cual califican como fracasado, injusto y arbitrario. Sin decir, que en ese sistema las pensiones eran el 70 u 80 % del sueldo del trabajador y contrariamente en el actual genera pensiones muy lejos de dicho porcentaje.

 

En esta defensa las AFPs están usando todas sus influencias de poder: medios de comunicación, periodistas, académicos de centros de estudios y de universidades, encuestadores,  políticos corruptos junto a los gremios empresariales, no para decir que el sistema es perfecto; sino para demonizar el sistema de reparto y asegurar que el sistema de capitalización individual debe seguir,  y agregan que se debe "perfeccionar", ya que para mejores pensiones necesitan que la gente ponga aún más plata.

Acá está en discusión un tema sustancial para Chile y tiene que ver con la sociedad en queremos vivir. 

Esta, la actual, que hace crisis por todos lados o una sociedad diferente donde con sentido de comunidad nos hagamos cargo de lo que pasa con nuestros niños, con nuestros enfermos y con las personas mayores. 

En estos tres temas el modelo muestra su fracaso, es cosa de mirar la situación de la infancia, la crisis de la  salud y  el de las pensiones.

Chile debe tomar una decisión como pueblo, como sociedad.

O nos hacemos cargo de verdad de los mas débiles o los dejamos a su suerte. 

Eran muchos más civilizados los llamados pueblos originarios que, sabemos, sí cuidaban y valoraban a sus viejos, mucho más allá de los bienes económicos que poseían o podían generar. 

Es engañoso y superficial solo mirar el tema de las pensiones bajo la arista económica, pues de esta manera se tiende a reproducir las diferencias sociales que genera el capitalismo anti-humano en el que vivimos. 

Es de justicia y es humanitario que entre todos podamos generar las condiciones para que los chilenos que han dado una vida de trabajo y sacrificio, puedan tener una vejez digna.

En el actual sistema, si fuiste pobre, tu vejez será paupérrima, si fuiste rico, tu vejez será placentera. De esta manera las AFPs reproducen las diferencias sociales a niveles extremos, porque además en el actual sistema a los sectores medios los deja en la extrema pobreza como jubilados.

En los recientes debates mediáticos se está obviando interesadamente uno de los factores más relevantes del problema: ¿qué se hace con  los fondos acumulados?... Por lo que sabemos, los que manejan los fondos de pensiones tienen un gran poder económico, ya que administran los miles de millones de dólares que pertenecen a todos los chilenos.

El sistema de AFPs, aparte de cobrar un tercio del aporte mensual por administrar los fondos, utiliza dichos recursos para dominar los mercados y la economía, ya que los dueños de las AFPs coinciden con los intereses de los grupos económicos que manejan las distintas áreas de inversión. Así, las AFPs son ni más ni menos el corazón del sistema neoliberal que explota día a día a los trabajadores.

Por esta razón salen todos, tanto la derecha y la Nueva Mayoría, junto a las patronales a defender el saqueo y sólo presentan ideas para mejorar el sistema sin cambiarlo, con propuestas tan sonsas como la AFP estatal o medidas para evitar la concentración de AFPs. 

Lo máximo que insinúan es un sistema mixto para superar la crisis de las pensiones, pero manteniendo los fondos de los trabajadores en las AFPs para seguir haciendo sus negociados.

Los poderosos de siempre hablan de que el problema central es que los fondos no alcanzan en el tiempo para dar mejores pensiones, y por eso piden más plata mensual para dar mejores jubilaciones, en función de ello proponen aumentar la edad de jubilación, que el Estado -incluso las empresas- pongan más plata, de esta manera doblar los fondos que seguirán manejando.

Ellos, la clase dominante están pensando en cómo aumentar sus utilidades y su dominio, los trabajadores estamos pensando en cómo tenemos mejores pensiones y en cómo nuestros fondos sirven al país, a todos, incluyendo a los más pobres.

El sistema de reparto es el único que puede asegurar que la pensión sea el 70 u 80 % del último sueldo, y hacerlo sostenible en el tiempo, ya que la tasa de ingreso al trabajo es mayor a la tasa de jubilación y se estima que esto no cambiara en mucho tiempo más.

Por esto los rodriguistas decimos NO a las AFPS, 

Si al sistema de reparto solidario y tripartito. 

En ello está en juego no solo pensiones dignas; sino también el tipo de sociedad que queremos construir.

Last modified onSábado, 06 Agosto 2016 00:55

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses