Log in

Central Clasista sobre la gran marcha de mujeres: Lo que nos une es la clase

La mujer trabajadora se ha visto sometida a una serie de vulneraciones producto del capitalismo que nos explota pero también del patriarcado que la ha dominado al punto de decidir sobre su vida política, laboral, social, amorosa y sexual.

Luego de la masiva participación de mujeres, diversidad sexual, colectivos y organizaciones sociales el día 8 de marzo en el centro de Santiago podemos comprobar que el problema del patriarcado y la opresión de la mujer son una realidad, más aún, se rechaza de forma tajante y numerosa la violencia patriarcal, el maltrato, los femicidios y la dominación sobre la mujer.

Sin embargo, debemos cuestionarnos algunas cosas. La Central Clasista ha definido que su lucha contra el patriarcado es en defensa de la mujer trabajadora, la mujer de la clase explotada y oprimida, asumiendo que esta lucha es contra el patriarcado, pero también contra el capitalismo, entendiendo que debe ser un trabajo conjunto con los compañeros varones de la clase, es decir, hombres y mujeres deberemos trabajar para acabar con el capitalismo patriarcal.

 

En ese sentido, no somos partidarios y partidarias de reconocer en la mujer que nos explota una aliada o compañera de lucha, así como a la mujer que nos reprime en nuestras movilizaciones. Recordamos la manifestación del 6 de marzo en Providencia con Tobalaba, como las carabineras de forma violenta e injusta tomaron detenidas a compañeras y compañeros, sin importar si eran mujeres igual que ellas. También recordamos y denunciamos públicamente que una compañera detenida fue brutalmente discriminada en los calabozos por ser trans, siendo tratada como una categoría distinta a la de humana, negándole la posibilidad de compartir celda con sus compañeras  y compañeros. En ese momento se realizó la solicitud para que nuestra compañera quedara con el resto de las detenidas a la Carabinera F. Muñoz G quién se negó bajo el argumento de que aunque su identidad de género es femenina, su carnet indicaría lo contrario. Durante todas las horas de detención estuvo sola y apartada en otra celda, siendo permanentemente menoscabada tanto en la comisaría como por gendarmes en el Centro de Justicia.

Estas dos situaciones nos demuestran una cosa: antes que el género nos une la clase. La represión y discriminación posterior a la movilización del día 6 de marzo nos demostró que la patronal, sin importar el género, atacará con todos sus medios a quienes deciden defender los intereses de la clase trabajadora. Y es por lo anterior que levantamos la bandera del feminismo de clase.

Es momento de dar el necesario debate de posiciones al interior de esta gran y sentida demanda instalada por el movimiento feminista. Como organización de trabajadores y trabajadoras asumimos el anticapitalismo y antipatriarcado como principios rectores porque queremos alcanzar una sociedad mejor y más justa, libre de toda opresión y explotación. Es por ello por lo que denunciaremos y combatiremos toda situación de este tipo, toda opresión de género, toda discriminación por identidad u orientación sexual, toda opresión sobre pueblos colonizados por el imperialismo, toda opresión racial. Sin embargo, deberá ser siempre desde una perspectiva mayor, comprendiendo que el sistema que sustenta todo esto es lo que debe acabar, para acabar con el sistema no podemos olvidar que debemos acabar con la división de clases. Mientras haya una clase que pone el pie sobre otra no podremos acabar con ninguna de las otras opresiones. Por eso hacemos el llamado a estar alertas a todo tipo de división que el sistema sustenta y propicia a través de la religión, las nacionalidades y sus fronteras,  hasta el deporte, para mantener al pueblo dividido y resquebrajado, no debemos olvidar la máxima de quienes detentan el poder: “divide y gobernarás.”

Asimismo, reivindicamos la huelga en tanto método histórico utilizado por la clase trabajadora para alcanzar sus demandas. La huelga no será feminizada o masculinizada, la huelga es huelga y se define por la paralización de la producción como medida de presión a la patronal. Asimismo, la huelga puede ir acompañada por la protesta articulada con otros sectores, como por ejemplo las poblaciones, escuelas, liceos, en donde la movilización se complementa con la paralización de la producción. Consideramos que es fundamental mantener viva la memoria de nuestro pueblo y reivindicar la huelga en estas características, porque allí radica el poder de esta acción expresado como fuerza de las y los trabajadores.

Nuestro llamado es a tratar la opresión patriarcal como un tema específico dentro del problema de la lucha de clases, entendiendo que la mujer debe deshacerse de una doble cadena, por tanto deberemos impulsar el trabajo con mujeres, de allí la existencia de nuestra comisión de mujeres al interior de la Central, pero siempre vinculada a la lucha por la liberación de nuestra clase completa, por lo que el pliego de demandas de las mujeres será votado en nuestra 1° Asamblea Nacional el día 22 de marzo.

Por último, hacemos el llamado a articular las organizaciones que luchan por la mujer trabajadora, el movimiento femenino de clase en pos de levantar las demandas que sean acordes y coherentes con la lucha contra el patriarcado y el capital.

 

Por un feminismo de clase,

Contra el capitalismo patriarcal

Mujer trabajadora a luchar

 

DIRECTORIO NACIONAL

CENTRAL CLASISTA DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES

 

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses