Log in

Brasil: La indispensable necesidad de la resistencia (Por Carlos Aznárez)

Resumen Latinoamericano, 28 octubre 2018

La suerte está echada. Ya no hay encuestas que sirvan para dibujar resultados incomprobables. Lo cierto es que un fascista ha llegado a la Presidencia de Brasil por el voto de millones. El hecho es grave por donde se lo mire y no solo para los locales sino que indudablemente esta votación repercutirá de manera aún impredecible en el resto del continente.
Bolsonaro ha ganado con cerca de diez puntos de ventaja gracias a muchos factores que habrá que analizar a partir de este mismo momento. Uno de ellos, el fundamental, es esta insistencia que abarca a muchos sectores populares de no tener en cuenta que en el marco de estas democracias burguesas y absolutamente controladas por los enemigos de los pueblos, seguir insistiendo en ir voluntariamente a competir en ese tinglado es como poner el brazo en la boca de un león hambriento. A ver si nos convencemos de que cuando ellos dicen “democracia” nos están preanunciando precisamente todo lo contrario de lo que nos imaginamos.
A esta altura de las circunstancias, luego de una nueva prueba de jugar el partido en el campo del enemigo, con el líder popular maniatado y censurado, hubiera sido mejor retirarse de la competencia denunciando que en esas condiciones el fraude estaba consumado. Bolsonaro hubiera ganado igual pero por lo menos el hecho político logrado hubiera sido mostrar que esas instituciones que se dicen “soberanas” no lo son, y se han ido convirtiendo en la gran trampa de la auténtica democracia: la popular, participativa, surgida desde las bases y no desde las campañas de intoxicación masiva.

Para engordar este camino fallido han servido,como siempre, varios elementos: por un un lado las repetidas artimañas de los medios de comunicación hegemónicos, mentirosos, cloroformadores, hacedores de escenarios tan ficticios como efectivos a la hora de taladrar el cerebro de muchísima gente con conciencia política cero.
A esto hay que sumarle el efecto “Lula encarcelado”: vaya que sirvió quitarlo del tablero con la violencia que significan ese cúmulo de datos sobre corrupción jamás comprobados. No solo eso, sino tratar de humillarlo hasta la saciedad para que su carisma no influya como venía ocurriendo hasta que fue encerrado en Curitiba.
Luego habrá que computar otros elementos ineludibles que han arropado la victoria de quien ha realizado una campaña electoral cargada de amenazas a los sectores populares y que ha abierto la puerta a la violencia sectaria, muy parecida a la que vivió Alemania en los días brutales de Adolf Hitler. En ese aspecto, no hay que olvidar cuánto y cómo han jugado las reaccionarias iglesias evangélicas pentecostales, quienes convirtieron en sus sermones a Bolsonaro en el “ángel de la salvación” y a Lula y sus seguidores en los “demonios” a destruir. Otro tema a tener en cuenta es cómo ha jugado el voto anti-PT, como resultado de muchas mentiras pero también de inocultables hechos de corrupción en el que indudablemente cayeron varios de sus dirigentes. De esta forma se alimentó desde esos flancos débiles las embestidas de la derecha. Seguir negando esto, a esta altura, no sirve de nada. Y de ninguna manera significa que se ignoren los múltiples aspectos positivos que tuvo su gestión, sobre todo en tiempos de Lula.
No es casualidad que fueron precisamente los movimientos sociales que apoyaron por izquierda electoralmente al PT los primeros que advirtieron en varias ocasiones que se estaba errando el camino por la vía del neodesarrollismo, pero muchos prefirieron mirar para un costado.
Ahora, como dijo Joao Pedro Stedile, del MST y repitió en la noche post electoral el propio Fernando Haddad: el único gran camino que le queda al pueblo brasileño es el de la resistencia. Para ello, no sirve desanimarse ni caer en pozos depresivos por más fuerte que sea golpe recibido. Hay muchos y muchas en Brasil, y es necesario enfatizar en el rol jugado todos estos años por los Sin Tierra y los Sin Techo, pero también la fuerza que le imprimieron a la lucha las mujeres y disidencias sexuales, que no han dejado de pelear ni un solo día, Muchas veces sumidos y sumidas en la impotencia de no ser escuchadas por quienes tenían la obligación de hacerlo y otras, enfrentando a sicarios, terratenientes millonarios en hectáreas y reales, a depredadores de la Madre Tierra, a xenófobos, a racistas o a distintos tipos de policías. Para ellos y ellas, hablar de resistencia es moneda corriente y seguramente, por ser parte de quienes ha amenazado Bolsonario en la campaña electoral, tendrán que seguir en primera línea de la batalla contra la burguesía saqueadora y opresiva. El tema es no dejarlos solos y solas, como ocurrió en parte durante varios períodos del gobierno Temer. Ellos y ellas son parte de una vanguardia de unidad popular que habrá que ir construyendo paso a paso a partir de ahora, incorporando como sea al movimiento sindical brasileño. Es imprescindible allí y en otros países que sufren tiranías de derecha, que sus respectivos fuhrers (con Bolsonaro a la cabeza) no les resulte fácil la gobernabilidad, desgastando sus mandato autoritarios, rechazando sus bravatas y denunciando local e internacionalmente sus brutalidades. Al fascismo “made in Brazil” no se le puede conceder ni la más mínima ventaja en estos cuatro años de mandato. Por Marielle Franco, por Moa y por todos los jóvenes que han caído en manos de la barbarie de los “camisas negras” de Bolsonaro.

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses