Log in

Cadena perpetua para femicida dice la justicia argentina

Texto: United Press International - Argentina

El Tribunal Oral en lo Criminal Nº 12 condenó a Oscar Trinidad Báez a prisión perpetua por el femicidio de Daiana Colque, crimen perpetrado en un asentamiento precario de la ciudad de Buenos Aires.

El hecho se produjo el 29 de septiembre de 2016, en el barrio Villa 31 bis, cuando Trinidad Baéz apuñaló a su pareja Daiana en reiteradas oportunidades. La joven falleció tras pedir auxilio a los vecinos.

El Defensor Público Coadyuvante a cargo del Programa de Asistencia y Patrocinio Jurídico a Víctimas de Delitos de la Defensoría General de la Nación (DGN), actuó como abogado de la madre de la víctima, Marta Victoria Tarqui, querellante en el juicio por el femicidio de su hija, Daiana, de 19 años de edad.

 

La querella analizó el caso desde la perspectiva del Modelo de Protocolo Latinoamericano de Investigación de las Muertes Violentas de Mujeres por Razones de Género de la ONU, la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer —Convención de Belém Do Pará— y la Ley de Protección Integral a las Mujeres —Ley nº 26.485—.

Así, calificó el hecho como homicidio doblemente agravado por el vínculo (relación de pareja) y por haber sido llevado a cabo por un hombre, contra una mujer, y mediando violencia de género (art. 80, incs. 1° y 11 del Código Penal). En consecuencia, solicitó que se condene a Trinidad Báez a la pena de prisión perpetua.

Al momento de resolver, el Tribunal consideró  que “no hay dudas de que por su naturaleza, los hechos no se trataron de un homicidio neutral u ocasional, sino que claramente Trinidad Báez atacó la condición de mujer de Daiana, en los términos del ya citado artículo 2° de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer ‘Convención de Belém Do Pará’ ”, y recordó que para esa convención “se entiende que la violencia contra la mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica: a. que tenga lugar dentro de la familia o unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, ya sea que el agresor comparta o haya compartido el mismo domicilio que la mujer, y que comprende, entre otros, violación, maltrato y abuso sexual”.

“No debe escapar a nuestro conocimiento, que la violencia contra las mujeres es un fenómeno grave, un problema social que afecta no sólo su progreso personal, sino a la familia y a toda la sociedad que la rodea. Desde hace ya algunas décadas y por denuncias de las organizaciones de mujeres, a nivel internacional se han tomado acciones con el fin de hacer de este fenómeno un hecho visible en la sociedad y de crear instrumentos jurídicos (leyes) donde se establezcan una serie de obligaciones que los Estados deben cumplir para que se respete el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia por razones de género, es decir, violencia por el solo hecho de ser mujeres”, agrega el fallo.

Los jueces evaluaron que se encontraba probado que “el trato de Trinidad Báez hacia la víctima Implicó una cosificación de su género, alimentado por todos los prejuicios sobre el sexo femenino y que culminó con su muerte” y agregaron que “el presente caso, también se encuentra en sintonía con los lineamientos del Modelo de Protocolo Latinoamericano de Investigación de las Muertes Violentas de Mujeres por Razones de Género (Femicidio)”, como había planteado la querella.

 

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses